Yu Suzuki; la viga maestra de Sega

Yu Suzuki Cuando uno habla de cine, rara vez atribuye una película a una productora o a una distribuidora. En el caso de los videojuegos es completamente diferente, la mayoría se limita a decir que “er FIFA es de EA espór y er Pro de Conami”, tal cual suena. Aunque bien visto, este mismo tipo de público cuando va al cine no pasa del título. Las similitudes entre videojuegos y cine son cada día más evidentes, no ya por el avance gráfico y el abuso cinematográfico de la infografía, o de la cantidad de adaptaciones mediocres, cada vez se asemejan más porque ambos artes sirven para contar historias de una forma visual. Y como en el cine destacan grandes directores, en los videojuegos pasa exactamente lo mismo, y entre ellos destaca uno de los más grandes, Yu Suzuki.

 

Suzuki ha sido uno de los pilares de Sega durante mucho tiempo, en los ochenta fue el director de varios juegos para la placa System 16, y algunas variantes, que marcarían época. Destacan de esa época Out Run, o como cumplir el sueño del hombre medio de conducir un Ferrari con una rubia al lado, Super Hang On, que es otro de los sueños del hombre medio, recorrer el mundo en un moto, y Space Harrier, que trata de cómo un hombre con retro propulsor se enfrenta a una invasión el solito a base de cañanozos. Todos estos juegos tenía un acabado técnico muy bueno para la época, tenían bandas sonoras trabajadas que el público todavía recuerda, y si bien no desarrollaban grandes historias, buscaban satisfacer las necesidades del jugador de aquella época.

 

El paso siguiente de Suzuki, el que lo terminó de consagra, se produjo en 1993, cuando lanzó uno de los primeros juegos en 3 dimensiones, Virtua Fighter. El juego presentaba personajes poligonales, sin texturas, lo que le daba un aspecto de muñecos de madera que hoy  día resulta, cuanto menos, entrañable, pero que en su día fue toda una innovación. Este juego dio pie a secuelas que han mantenido las arcas de Sega con un nivel de ingresos considerable en su sección recreativa, en su última entrega, la quinta, existen plantas enteras con el juego siempre llenas. Es una lástima que en Europa, el dominio de la primera PlayStation hiciera que esta saga fuera ajena al gran público, que se decantó por el mediocre Tekken.

 

Al frente de Am2, su grupo de desarrollo dentro de Sega, realizó varios juegos clave más, como Virtua Cop. Pero su obra maestra llegaría junto con Dreamcast. Lo que empezó a desarrollar en Saturn como un RPG basado en Virtua Fighter terminó siendo uno de los mejores juegos de la historia, Shenmue. Y es con este juego dónde Yu Suzuki alcanza la categoría de gran director en el sector. Shenmue es un juego brillante a nivel técnico, con una complejidad creativa enorme, y una historia bien narrada. Además, en lugar de usar cinemáticas pregrabadas como en la sobrevalorada saga Final Fantasy, utiliza el sistema que Kojima usó un año antes con Metal Gear Solid, los videos que integran la historia del juego, están generados en tiempo real por la consola, por lo que se gana en coherencia y consistencia narrativa. Estar corriendo por Yokuska mientras atardece y de pronto ver una secuencia con el mismo aspecto es mucho más agradable a la vista que que de repente apareciese un video infográfico bonito pero que poco tiene que ver con lo que estábamos manejando hace un momento. Además, Shenmue podría considerarse hasta cierto punto como “metavideojeugo”, puesto que permite que el protagonista juegue (en realidad lo hacemos nosotros), a otros juegos, concretamente a los citados de Suzuki de la época de los 80.

 

Ryo Hazuki

La búsqueda de lo distinto, de lo que no se ha hecho antes, o de llevar a un nuevo campo lo existente, es lo que engrandece a un director. Y cuando, como en el caso de Suzuki, posee varias obras sobresalientes, que han marcado época, le permiten que sea uno de los nombres reconocidos de la industria, y alguie cuya obra es conocida y seguida por millones de personas en todo el mundo. Lástima, que Shenmue, su gran obra, siga incompleta desde hace siete años.

7 pensamientos sobre “Yu Suzuki; la viga maestra de Sega”

  1. Y seguira incompleta por los siglos de los siglos….

    PD: Me ha echo gracia eso de mediocre [y sin carisma alguna] Tekken y sobrevalorados Final Fantasy. Basicamente pienso lo mismo xD

  2. Shenmue es un juegazo! solo he jugado el primero,ya que voy por el segundo.

    En cuanto Virtua Fighter solo he jugado el 3 Team Battle ,pero debo jugar todos,quiero explorar esta saga.Y bueno primero conocí el anime y después el videojuego,tengo que averiguar que tanto modificaron en su animación xD

    Saludos.

  3. Y segun se dice, mejor que Shenmue siga sin terminarse. Se hizo en una época en la que la ilusion y las ganas de sorprender eran todavía la norma, y el beneficio económico curiosamente solía venir de la mano.

    Ahora un juego así es impensable, precisamente porque se hizo con ganas de romper con lo establecido, y de ofrecer algo distinto con lo que los jugadores pudieran ver algo más en un juego. Si se continuara, si se cerrara Shenmue, quizás con ello se acabaría su leyenda. Pero no seré yo el que diga que un Shenmue III no sería de agradecer 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *