Kevin Smith a medio gas en “Hacemos una porno”

zackymiriCuando uno tiene un director favorito espera pacientemente su próxima película. El que tenga como referente a Woody Allen en este aspecto estará satisfecho, total, a estreno por año tampoco tiene que esperar mucho. En el caso de Kevin Smith, han pasado tres desde su última cinta. Como ya hiciera en Jersey Girl (la cual he visto después de cinco años y es menos mala de lo que pensaba) prescinde de Jay y Bob y del “universo View Askew”, intentando alejarse en cierto modo de lo que más reconocimiento le ha reportado. Es cierto que antes tuvo que volver por allí en Clerks II, pero Smith sigue empeñado en demostrar que puede hacer algo más. Pues bien, Zack and Miri make a Porno, no termina de conseguirlo, porque en el fondo, el nuevo papel de Jason Mewes recuerda demasiado a Jay y porque pese al prometedor arranque de la película, la segunda mitad no deja de ser una comedia romántica más del montón. No es una mala película, pero el cambio tan brusco entre las dos partes de la historia le hace perder muchos puntos, aunque eso sí, para los que nos gusta ver los créditos, el “final oculto” hace que salgas del cine mucho más satisfecho que si te vas con el final “Standard”.

Sigue leyendo Kevin Smith a medio gas en “Hacemos una porno”

Remontar el vuelo soltando lastre; Star Trek

startrekSiendo sinceros, Star Trek me ha importado siempre más bien poco. Más allá de identificar a los personajes principales de la serie, saber juntar los dedos de una mano, una técnica de ataque (y esto gracias a Mallrats), y que una especie de duchas sirven para tele transportarse, siempre pasé de intentar comprender ese sobre valorado e idolatrado por algunos universo narrativo. La mayor lacra de esta saga, además del tono Camp digno del Batman de West, es la continuidad. Una saga que comenzó en los sesenta, aunque haya tenido parones, es una carga muy grande para conseguir nuevos seguidores. Y esto es lo que debieron ver los productores que encargaron la última película de Star Trek, puesto que la cinta dirigida por J.J. Abrams representa un punto de inflexión en la franquicia que va mucho más allá de lo que pudo significar “La Nueva Generación”. Con esta entrega han conseguido algo meritorio, primero hacer una película amena, entretenida y hasta cierto punto original, y segundo, quitarse de encima 40 años de continuidad sin destruirla. Abrams es un experto haciendo pilotos de series, para prueba basta ver el de Lost, y Star Trek parece un episodio piloto de dos horas con un presupuesto considerable, con lo que ha logrado el objetivo de resucitar y posibilitar secuelas de una franquicia que no interesaba más que a sus acérrimos e intransigentes fans.

Sigue leyendo Remontar el vuelo soltando lastre; Star Trek