Avatar; entretenimiento tridimensional

Con bastante retraso he terminado por ver Avatar, aprovechando también para verla en lo que se llama cine en 3D, que deberían llamar en relieve. Ésta última obra de James Cameron no es quizá lo mejor de su carrera, aunque por supuesto es mucho más amena, entretenida, visualmente atractiva, incluso interpretada, que su sobrevaloradísima e inflada a Oscars Titanic. Avatar es un prodigio a nivel técnico, un raro ejemplo de integración entre infografía e imagen real a la que difícilmente se le encuentran cantadas, además de que crea un universo visual propio atractivo y bien construido. La película es una especie de mezcla entre una película típica de Disney, con toques de indios y vaqueros, ración de space opera, sensaciones de videojuego, ciencia ficción y mensaje ecologista evidente.

Sigue leyendo Avatar; entretenimiento tridimensional

Bienvenidos a Zombieland

Woody Harrelson ha nacido para hacer papeles de gañán. No solo tiene esa cara de garrulo que refleja por sí misma lo que muchos actorcillos de regional tardarían años y lágrimas en conseguir sin acercarse, sino que además de su acertado rostro, es capaz de reflejas perfectamente el comportamiento excéntrico de cuanto personaje le pongan por delante. Últimamente ya lo habíamos visto un rato en 2012, pero en el papel de Tallahassee en Bienvenidos a Zombieland se cubre de gloria y hace que el espectador tienda a reir solo con su presencia. Pero no es el papel de Harrelson lo único positivo de ésta película, esta comedia surgida a raíz de la resurrección (nunca mejor dicho) del género de cine de los muertos vivientes, últimamente más bien infectados como diría Enjuto, consigue mantener un ritmo humorístico regular, más allá de picos puntuales, es capaz de mantener la sonrisa constante mezclada con carcajadas, cosa nada fácil de conseguir últimamente.

Sigue leyendo Bienvenidos a Zombieland