13 Asesinos

Hace muchos años, cuando en Jerez una asociación de Cultura Japonesa no se limitaba a organizar un Salón anual, sino que pensaba y ejecutaba actividades como ciclos y proyecciones, tuve la oportunidad de ver “Los Siete Samurais”. Lo malo fue que me pareció una de las películas más pesadas que he visto en mi vida, quizá tenga que revisionarla 10 años después, pero en su momento me pareció muy pesada y aburrida, aunque siempre he pensado que fue, sobre todo, porque no tenía banda sonora y su metraje era excesivo. El caso es, que cuando ves una película referente de un género y no te gusta, cuesta trabajo seguir con otras obras supuestamente menores. Pese a los precedentes decidí ver “13 Asesinos”, de Takashi Miike, y la verdad es que me pareció una película muy entretenida, muy directa y muy visual. La película es clara desde el comienzo y refleja el mundo samurai de una forma muy clara y con unos personajes muy bien definidos.

La historia trata sobre como un hermanastro del Shogun, más malo que pegarle a un padre con un calcetín sudado, está abusando del poder y un grupo de samurais tiene que acabar con él. A partir de ahí se ven conflictos y diferancias entre como afrontar la vida samurai, si aceptando su código de lealtad pese a todo, aunque se desprecie lo que hace su amo, o luchando por lo que creen que es justo. Con esta premisa Miike cuenta una historia con ritmo ascendente que se dirije inevitablemente hacia su clímax que pese a ser previsible no pierde un ápice de épica. Directores de medio pelo como Zack Snyder deberían aprender de películas como ésta, donde se puede ser épico y mostrar luchas sin usar croma ni cámara lenta.

La ambientación de la película está muy lograda. El vestuario es creíble, la caracterización también y la fotografía está muy cuidada. Los decorados transmiten a la perfección la estética de la época. El único punto criticable en este aspecto es el desacertado uso de la infografía en una escena donde unos toros prendidos con fuego persiguen a hombres del hermanastro del Shogun. Esa escena rodada con animales reales podría estar bien, pero su digitalización está pésimamente conseguida.

En conclusión, “13 Asesinos” es una buena película, bien dirigida y bien realizada y que no cae en el error de enredar la trama más de lo necesario. Puede que no se la tenga en consideración como si fuera una de Kurosawa, pero lo que está claro es que funciona, mucho mejor que experimentos americanos como “El Último Samurai”.

Un pensamiento sobre “13 Asesinos”

  1. Sin duda alguna está emparentada con “Los siete samurais” en cuanto a estructura, surge un problema y un grupo de hombres se reúne para darle solución a golpe de espada, para mas homenaje incluso al grupo se le une un campesino también, mayor homenaje imposible.

    Coincido en la ambientación, justa y adecuada a la época crepuscular que se corresponde con los últimos años del Shogunato Tokugawa.

    En cuanto a la película, las fases están bien construidas, el por que de la decisión de asesinar a Naritsugu, la organización, en contraespionaje de los servidores del objetivo, la ejecución y la batalla final.

    Todas esas partes van encajando y hacen que la película no se haga demasiado larga y consigue ser épica sin durar dos horas y media (aunque está cerca de las dos).

    Yo desde luego la he disfrutado, aunque por desgracia en pantalla pequeña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *