Mientras Duermes, cine malrollero del bueno

Me da igual que Bardem tenga un Oscar, total Hilary Swank tiene dos y es una penosa actriz, cada vez que veo a Luis Tosar actuar en una película no puedo hacer otra cosa más que pensar que es el mejor actor español en activo. Balagueró, por su parte, ha sido de los pocos directores que ha conseguido asustarme en el cine. Si juntamos al mejor actor con un director muy inspirado el resultado sólo puede ser una muy buena película, como es el caso de Mientras Duermes. Una película rodada en una localización como la de un céntrico piso con ascensor “tipo Mortadelo”, una premisa tan simple como poco explotada como la de un portero trastornado hasta límites desconocidos, todo ello mostrado de tal forma que la tensión se transmite como poca veces eh apreciado en el cine. Mientras Duermes es un paso adelante enorme para Balagueró, que consigue una película sobresaliente más allá de los sustos de REC, y Tosar se come la pantalla con patatas.

Mientras Duermes es una historia sobre la infelicidad, y sobre como alguien es capaz de llegar más allá del límite para que otros lo sean. No solo las escenas de acoso nocturno a Marta Etura están en esa línea, otras más mundanas, como una conversación en un descansillo, destilan una crueldad tan sencilla y verbal sumamente creíble. La forma en la que se relaciona el personaje principal con los distintos personajes secundarios hacen que el público en cierto modo enfatice con él, pese a que se trate de un “malo”, porque pese a su maldad es humanamente torpe, no es un super criminal super cuidadoso. Es más, en las escenas en las que corre peligro de ser descubierto, es cuando más tensión transmite la pantalla al espectador.

 

Otro de los grandes aciertos de Mientras Duermes es que no necesita ser una superproducción, pero tampoco cae en la estúpida moda de descuidar la producción para parecer interesante. El hecho de que todo transcurra en un edificio hace que la idea sea accesible para cualquiera, es decir, demuestra que para hacer una buena película lo único que hace falta es una buena idea. Bueno, eso y saber llevarla a cabo con una producción decente y un casting bien elegido.

 

Realmente hay poco que decir de ésta película, solo que es de visionado obligado y que es, de largo, la mejor película española de 2011. Me encanta que Mientras Duermes agobie y transmita mal rollo sin recurrir a chorradas made in Shyamalan como hace Fresnadillo en la aburrida y absurda Intruders. Me gusta porque el cine de suspense está en desuso, porque ya no se estila este tipo de películas, hasta cierto punto con aires de Hitchcock. No veía una buena película de éste género desde Match Point. Es una lástima que la Academia Española se empecine en mandar la misma mierda de siempre a los Oscars en lugar de apostar por cintas diferentes como Mientras Duermes, que demuestran que en España se pueden hacer cosas distintas a lo que intentamos vender siempre y que en nuestro país hay gente muy capacitada para tocar todos los palos, lástima que los acádemicos no se cansen de recibir otro tipo de palos en forma de chascos cuando sus gafapastadas son ignoradas.

3 pensamientos sobre “Mientras Duermes, cine malrollero del bueno”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *