Drive, película redonda

Cuando vi Drive por primera vez no sabía mucho de ella, solo vi un cartel y un amigo mío me había comentado que le parecía muy buena. No me quiso decir mucho sobre la trama, así que iba un poco a ver que pasaba. Es una película complicada de describir sin destriparla, pero baste decir que maneja el ritmo narrativo como pocas he visto últimamente y consigue ir in crescendo según avanza, comenzando con la calma más absoluta hasta llegar a la tensión más absorvente. El guión puede que no sea ninguna obra de arte, siendo muy bueno, pero es la forma en la que está rodada, iluminada y montada la que le dan personalidad a la película, así como el uso de la banda sonora, que es un elemento indispensable y no un mero acompañamiento como en la mayoría de las producciones actuales.

Sigue leyendo Drive, película redonda