The Artist, ni tan buena como dicen ni tan mala como piensas

En una fría noche, de madrugada, sin nada mejor que hacer, me metí en un cine de Madrid a ver aquella película rara que tanto estaba dando que hablar últimamente. No entré atraído por el cartel, ni tampoco por la sinopsis, fue la curiosidad. Habían estrenado una película muda en 2012 y era el tema de moda, así que mi escepticismo era grande. El caso es que una vez el encargado de sala apagó el proyector me quedé un par de segundos pensando en lo que acababa de ver y la conclusión era clara; no era una mala película, pero tampoco se trataba de la quintaesencia cinematográfica que pretenden vender algunos. The Artist es un anacronismo, una película fuera de su lugar y tiempo, y que precisamente en esa anacronía reside su encanto, su gancho y su razón de existir.

Sigue leyendo The Artist, ni tan buena como dicen ni tan mala como piensas