War Horse, ‘ai que bonico el caballito…’

Vaya por delante que admiro profundamente a Steven Spielberg. Es un hombre con una visión de negocio como pocos y que se lo ha sabido montar para aumentar su fortuna a base de darle al público lo que quiere pero siempre innovando y muchos casos arriesgando. Nunca le estaré lo bastante agradecido por Jurassic Park, de lo mejor que ha dado el cine de Ciencia Ficción, o por ser capaz de crear una situación de pánico en cualquier playa simplemente si alguien grita “tiburón”. Es verdad que ha tenido películas malas, pero por lo general tanto como director y como productor suele hacer cosas, cuanto menos entretenidas. Y al final la marca “Spielberg” te hace ir a ver cosas que normalmente no mirarías aunque te apuntasen con una pistola, como es el caso de War Horse. No me gustan las películas con animales de protagonista, y War Horse es eso, la historia de un caballo muy bonico durante la Primera Guerra Mundial, a modo de hilo conductor de varias pequeñas historias. Es como un ejercicio que tuve que hacer en primero de carrera, donde había que buscar un tema común para enlazar historias, pues ese hilo conductor es el caballo Joey, que digo yo, si vas a llamar a un caballo Joey ten el valor de llamar al jinete Chandler.

War Horse es lenta como hacer una maratón al trote cochinero. La historia no es nada del otro mundo y las interpretaciones están justitas, cumplen y poco más. Si es verdad que en la fotografía, la producción y el vestuario están muy conseguidos. La banda sonora es muy sosa, aunque para ser de John Williams no se repite mucho. Personalmente creo que salvables tiene dos escenas. La primera una carga de la caballería británica liderada por Benedict Cumberbatch (Sherlock) y que transmite muy bien lo que tienen que acojonar 200 caballos veniendo hacia tí. La otra es una escena de batalla entre trincheras, alambres y fango.

 

En definitiva, War Horse no va a pasar a la historia como una de las mejores películas de Steven Spielberg. Es más, posiblemente sea una de esas películas que solo sirven para que las emitan en TVE un domingo por la tarde y que la gente diga “mira que bonitos paisajes y que bonito el caballo” y poco más. ¿Es mala? No, tan solo es insustancial, insulsa y no aporta nada. Hay directores de los que se espera mucho más, por lo que han dado, así que cuando hacen algo así falto de ritmo y poco inspirado es fácilmente olvidable. Conste que lo he dicho de Spielberg es también aplicable a otros como Scorsese o Woody Allen, que tienen siempre nominaciones por decreto.

Un pensamiento sobre “War Horse, ‘ai que bonico el caballito…’”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *