El Árbol de la Vida… y el día en que me acordé de los muertos de Terrance Malick

Voy mucho al cine, muchísimo, es uno de los pocos entretenimientos que tiene una ciudad tan aburrida como en la que vivo. En 2011 vi 55 películas, y en ningún momento me planteé entrar a ver El Árbol de la Vida, de Terrance Malick. Ahora que la he visto no puedo más que congratularme porque no haya ido un solo Euro mío a parar a las manos de ese coñazo insoportable que ha salido del puño y la cámara de Terrance Malick. El Árbol de la Vida es el mayor ejemplo de como convertir una idea simple, aunque interesante, y que ha dado mucho juego en la historia del arte en general, en una película aburrida, lenta, soporífera, insoportable y carente de cualquier tipo de ritmo narrativo que la haga lo más mínimamente visible. Es tan poco interesante que ostenta el muy dudoso honor de haber conseguido que me duerma tres veces, en días distintos, intentando verla. Ha sido una de las peores experiencias cinematográficas que recuerdo, no porque sea mala, sino porque aparte de lo arriba mencionado es pedante y pretenciosa como ella sola, un alarde de falta absoluta de modestia por parte del director.

La base de la historia es muy sencilla, el conflicto entre padres e hijos y como la educación nos condiciona. Vale, hasta ahí bien, pero yo me pregunto ¿era necesario para eso remontarse al origen del universo? Además de una forma muy poco inspirado pues esa escena ya la hizo Walt Disney en 1940 con Fantasia y con bastante mejor resultado. ¿Era necesario meter dinosaurios cutres hechos por ordenador? Aunque quizá eso sea lo mejor de la película. ¿Hacían falta más de 35 minutos para situar al espectador, remotamente, en que era lo que estaba viendo? Para expresar algo tan humano como los conflictos familiares y como ha crecido alguien no hace falta ser tan pedante y rimbombante, y el señor Malick con ésta cinta ha gastado el cupo de uso de monóculos de toda una generación.

 

El reparto está correcto, aunque muy desaprovechado. Sean Penn se dedica a deambular el poco rato que sale. Brad Pitt está mucho peor que en Moneyball y que en la mayoría de películas que le recuerdo. Jessica Chastain, quien me sorprendió gratamente en La Deuda y The Help, tiene un papel anodino que para nada le saca un mínimo de partido. Los niños son niños, y tampoco se puede esperar mucho más de ellos.

 

Otro hecho especialmente desesperante es como está montada la película. Sí, es muy guay meter imágenes de explosiones intergalácticas, de volcanes, de olas, todo ello con un rollo muy de documental, pero en la partes de “acción” de la película Malick no para de mover la cámara. Y no es que sea un rollo Dogma de no me da la gana de poner un trípode, porque la luz la tiene estudiadísima, es que no hay plano fijo en toda le película, las dos horas largas (muy largas) que dura la cámara está flotando como si grabase la nube del Mario Kart.

 

En definitiva, no entiendo como está nominada a los Oscars, no entiendo como tiene una Palma de Oro en Cannes, no entiendo nada. No se que le puede ver ni la crítica ni el público, porque es lo contrario a lo agradable, es el sopor encarnado en cinta. Hay películas tristes y serias que te enganchan, te envuelven, te hacen tener ganas de saber más, lamentablemente El Árbol de la Vida de lo único que te da ganas es de que termine rápido y puedas ir corriendo al baño.

2 pensamientos sobre “El Árbol de la Vida… y el día en que me acordé de los muertos de Terrance Malick”

  1. Yo no la he visto, pero como si he visto “la delgada línea roja” veo plausibilidad en lo que dices. Si no la he visto en el cine, en casa tengo una lista de pelis que voy a ver seguro antes que esta. Aunque sé que soy capaz de hacer cualquier día un disparate para ver si esto es verdad o exageras un poco.

  2. Totalmente de acuerdo en todo, salvo en lo de Brad Pitt, me parece que está mejor en esta que en Moneyball. Y tú te enteraste de qué coño pasa al final para que los niños lloren?????

    Ah, lo de la luz es cierto, por lo visto está totalmente grabada con luz natural 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *