The Muppets, marionetas al poder

¡A la mierda los polígonos, renders y texturas! ¡Viva los trapos! Pensad lo tenebroso que sería que hiciesen hoy los Gremnlins (o Cristal Oscuro o Dentro del Laberinto), en vez de muñecos y marionetas que dan el pego nos colarían un montón de imágenes CGI que no solo no encajarían con los personajes de imagen real. Es más, imaginad que Yoda en vez de una entrañable marioneta fuera un polígono saltar… ¡oh wait! En fin, mi alegato a favor del uso de marionetas y animatrónica no es nuevo, ya lo mencioné cuando analicé Jurassic Park, pero ahora mismo quiero ir hacia otro tema, como algo tan antiguo puede no solo convivir hoy día con la hartura tecnológica sino que con ellas se puede consigue algo bastante más digno que con la mayoría de películas de animación actuales, me estoy refiriendo a The Muppets. La vuelta a los cines de los personajes que hace décadas creara Jim Henson es una agradable sorpresa, una película orientada al público más joven pero que puede ser disfrutada por el público adulto, sobre todo por su falta de pretensiones. The Muppets es lo que parece, una película hecha por fans para fans. Pero si esto no os convence me puedo poner gafapastoso y decir que The Muppets es una metáfora sobre como recuperar las amistades perdidas y la gloria de quien una vez lo fue todo y ahora no es más que un recuerdo, ahí lo lleváis.

 

La historia es sencilla, Jason Segel y su hermano (que tiene toda la pinta de ser un muppet) van de viajes a Los Angeles con la novia del primero y descubren que quieren destruir el teatro de los Muppets, que es lo poco que queda por un magnate que busca petróleo, si la película la hubiéramos hecho en España sería sin dudarlo un concejal de urbanismo queriendo recalificar un solar. Rdo ello con una estructura de comedia musical. Total, que con esa premisa la cosa va de juntarlos de nuevo y que hagan un show para salvar el teatro y tal, nada del otro mundo. Lo interesante de esta película es que está llena de gags y referencias que la hacen muy simpática al espectador, sobre todo a cualquiera que halla seguido aunque sea un mínimo algo de lo que hayan hecho estas criaturas de Jim Henson.

 

El reparto está muy bien, empezando por Jason Segel, quien también guioniza la cinta, que está demostrando que es el único que se está salvando de la quema de los que protagonizan esa pena de serie que ha llegado a ser How I Met Your Mother. Amy Adams no lo hace mal y Chris Cooper como malo de la película está muy pero que muy bien. Luego cuenta con un montón de cameos y personajes secunadarios conocidillos, que van desde Jack Black a Whoopi Goldberg pasando por

Neil Patrick Harris hasta llegar a una Emily Blunt que sale especialmente favorecida.

 

En definitiva, si sabes quienes son Gustavo (Kermit), Piggy, Gonzo, Fozzie o los viejos del teatro esta película tiene muchos puntos para que sea de tu agrado. Si vas a verla sin pretensiones también. Es muy recomendable para aquellas personas que tengan que llevar hijos, sobrinos, primos, parejas que sean padres-madres solteras y te encasqueten al churumbel etc. Es muy agradable ver que todavía se puede hacer algo entrañable con algo tan simple como marionetas, pero es que cuando un producto se cuida las cosas suelen salir bien.

 

Por cierto, os dejo con la canción galardonada como Mejor Canción Original de los Oscars 2012


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *