[VHS_Views] Cuatro Bodas y un Funeral, revisiones que mejoran

Hay películas que cambian según en el momento de tu vida en que la veas. Algunas que viste hace años y te parecieron magníficas han envejecido de forma fatal y no hay quien las aguante, como por ejemplo me ocurre con La Historia Interminable. Otras, como Braveheart, te siguen pareciendo tan buenas como la primera vez que la vise. Y luego está el caso que nos ocupa, Cuatro Bodas y un Funeral, que cuando la ves que 12 o 13 años te parece un cagarro y vista ya con más edad te das cuenta de que es una película que no está tan mal. Recuerdo que cuando la vi a mediados de los 90 me pasé media película esperando a ver cuando era el funeral y terminé pensando algo así como que menudo coñazo de película. Vista con más edad el asunto cambia, no es que me parezca ahora que es El Padrino ni que sea una película que me va a cambiar la vida, pero dentro de su género, el de las comedias románticas (del que no soy nada fan) es un buen ejemplo de como hacer las cosas extrañamente bien.

Lo primero que me ha llamado la atención con esta revisión es la estructura, 5 eventos perfectamente delimitados en los que se nos va fraccionando la información sobre los personajes principales y secundarios de forma que cada uno tenga su momento sin caer en el sobre uso o la explotación de los mismos. Por ejemplo, Rowan Atkinson (Mr Bean) tiene poca presencia en pantalla, pero su momento es tan genial que casi solo por verle merece la pena la película. Es posible que la edad te de una perspectiva distinta sobre las historias, sobre todo en lo que son bodas de colegas y tal, y por eso me parezca ahora mejor, pero me parece que está muy conseguida la forma de tratar la evolución de personajes.

 

El punto en el que creo que radica el éxito de la película es el siguiente. Los dos protagonistas, Hugh Grant y Andie MacDowell, no se pasan toda la película sosteniendo la típica y manida tensión sexual no resuelta, de hecho la resuelven bastante pronto. El tema está en ver otro tipo de problemas bastante más comunes que pueden interferir entre lo que sienten dos personajes, sobre todo entre dos cuya relación se limita a verse de boda en boda y por medio surgen parejas etc. Lo que hay está muy claro desde casi el principio, lo curioso es ver como llegan al final. Aunque claro, todo esto sin secundarios interesantes y dosis de humor británico sería bastante menos soportable.

 

En definitiva, lo que vengo a decir es que a pesar de mi animadversión a les películas moñas se pueden hacer las cosas bien sin pasarse con el azúcar, si se sabe como contar algo desde un punto de vista que al espectador no le resulte mil veces visto, y eso que hablamos de una película de 1994. Como he dicho anteriormente no es que la película vaya a entrar en mi top ten ni nada similar, pero es muy agradable ver como evoluciona uno como espectador y reconocer que existen distintas fases en la vida de un cinéfilo, y que ni todo lo que te gustaba cuando empezaste a ver cine de pequeño es bueno ni todo lo que te horripilaba entonces es tan malo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *