Chronicle, como un comicbook hiper realista

El mercado cinematográfico actual está, como he comentado en muchas ocasiones, saturado de adaptaciones, ya sea de libros, biografías, videojuegos o cómics. De ésto último especialmente desde que en el 2000 X Men abriese la veda. Muchas de estas adaptaciones han sido pobres, insulsas, aburridas y desvirtuadoras, como Hulk de Ang Lee. El problema que subyace en el traslado de personajes de papel a personajes de celuloide es el hecho del traslado mismo. Algunos espectadores piden excesiva literalidad, todo el mundo tiene idea de los mismos, y al final en muchos casos se está más pendiente de que le han hecho al cómic que de la calidad cinematográfica de la cinta. Todos estos problemas no lo tiene Chronicle, una película que toma elementos de los comicbook de superhéroes y los lleva a un punto hiper realista, en tanto en cuanto pone a los chavales que han adquirido los poderes en situaciones creíbles y cuya personalidad les afecta. Aquí no llegas a la conclusión de que un gran poder conlleva una gran responsabilidad, aquí tienes que aprenderlo a palos. No obstante no puede calificarse a Chronicle como una historia sobre superhéroes, pues es una historia sobre supervillanos.

Chrocnicle puede pecar de recurrir a tópicos de los cómics americanos tipo Marvel o DC, puesto que trata sobre unos chavales que encuentran algo en un agujero que les vuelve poderosos. A partir de ahí va mezclando elementos ya vistos en otros productos como Héroes, aunque profundizando bastante más que la lamentable serie de televisión. A eso le van añadiendo toques y detalles que están sacados casi literalmente de historias existentes. Por ejemplo, la escena en al que el chico protragonista usa la telekinesis contra su padre recuerda mucho a lo que hizo Marvel Boy/Justicia en los New Warriors de la Marvel. También tiene referencias al manganime, puesto que algunas escenas de la parte final comparten más de un aspecto con Akira.

 

Si dejamos de lado las referencias la historia de Chronicle es sólida. Tres estudiantes de instituto adquieren súper poderes que tienen que ir aprendiendo a manejar, cada uno según su carácter, lo que da distintos puntos de vista a una misma fuerza primaria. En el aspecto del carácter de los personajes está lo realmente interesante de la película. Porque es este aspecto, y el de la socialización, el que nos va a mostrar como alguien que no está capacitado para poseer un poder mental, o de cualquier otro tipo, degenera en un ser vil y mezquino, aunque explicando al espectador que las circunstancias que le han hecho al personaje a llegar a ese punto de no retorno son humanas y verosímiles, por lo que entra en el terreno tan atractivo de la ambigüedad moral.

 

A nivel técnico la película no me gusta. Hace uso de la técnica del falso documental, o el intento de hacerse pasar por una grabación casera, como sucede en otras películas como REC, Holocausto Caníbal o Monstruoso, solo que lo hace de una forma muy tramposa. Con la justificación de la telekinesis la cámara termina haciendo movimientos propios de travellings o grúas que te dan planos secuencias demasiado peliculeros para ser un mockomentary. Puedes empezar una película con ese recurso y luego pasarla a un montaje más convencional, porque eso de llevarse la cámara a todas partes, viaje por cielo incluido, saca muchas veces de la película al espectador.

 

En definitiva, Chronicle es una película recomendable. No es la mejor en su género, tampoco la peor, pero tiene el valor de abordar un montón de ideas ya vistas en los cómics y narrar algo que no esté maniatado a ninguna editorial. Tampoco el público está condicionado por conocer a los personajes previamente. Si te gusta leer cómics de superhéroes y te gusta el cine hay muchas posibilidades de que te guste Chronicle. Si lo que quieres ver es a gente haciendo el ridículo en mallas, entonces ponte a ver Superman IV y Batman&Robin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *