Luces Rojas, paranormales convencionales

Cuando descubres una película que te ha gustado de un director que desconocías normalmente esperas con ganas ver que es lo próximo que hace, quizá con algo de expectativas puesto que uno como público lo que quiere es que cada película que vea sea mejor que la anterior. La segunda película de Rodrigo Cortés, quien me sorprendió gratamente con Buried, es víctima quizá de las expectativas en tanto en cuanto no pasa de ser entretenida y poco más. Luces Rojas, que así se llama la película, es una historia sobre investigación de sucesos paranormales y los fraudes asociados a los mismos que cae fácilmente en el convencionalismo, aportando poco a esta rama de la ficción. Además la narración es a ratos poco fluida, pasando muy por encima los momentos importantes de la película y resolviendo la trama recurriendo a un Deus ex machina algo tramposo. No obstante no es una mala película y es entretenida, pero después de ver lo que consiguió este hombre metiendo al soso de Ryan Reynolds en una caja de pino, se podía esperar algo más de Luces Rojas.

El guión es regulero. Es decir, la idea de entrada no está mal, el problema es que cae con facilidad en lugares comunes. Tampoco profundiza demasiado en los personajes, solo en el de Sigourney Weaver, el resto están muy de pasada. La primera parte de la película puede recordar bastante a series como Expediente X, personajes que investigan sucesos paranormales con el fin de saber si son o no reales. Hasta ahí bien, aunque la cosa baja de intensidad cuando llega el antagonista de la película, Robert DeNiro, no por su personaje en sí, sino porque el giro final de la historia le hace perder de golpe y porrazo toda el aura que transmitía.

 

 

El reparto está bastante correcto. Robert DeNiro no está en el papel de su vida, ni mucho menos, pero está algo mejor que en sus últimos papeles, sobre todo en aquella basura de Asesinato Justo. Sigourney Weaver está bastante bien en su papel de Scully llevada al extremo, pero se la echa en falta en las partes en que no aparece de la película, personalmente me parece el personaje más conseguido. Cillian Murphy no está mal, aunque su habitual cara de perturbado ayuda. Entre los secundarios quizá el más salvable sea Toby Jones.

 

En definitiva Luces Rojas es una película entretenida y técnicamente brillante, pero bastante olvidable, en el sentido que según sales del cine no le das muchas más vueltas. Hay veces que es mejor no tener en cuenta el trabajo anterior de quien hace la película puesto que te puede condicionar bastante, y en este caso si has visto Buried es muy probable que ésta te decepcione.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *