Castlevania LoS Mirror of Fate, oreando la saga

Captura de pantalla 2013-03-24 a la(s) 18.58.20Castlevania ha sido desde siempre una de mis sagas de videojuegos favorita. Y cuando digo desde siempre me refiero a que me encantaba el primero que salió en NES y que un amigo mío me prestaba a cambio de que yo le dejase el Super Mario Bros 3. Es decir, soy un jugador clásico, no uno de esos que descubrió la franquicia con Symphony of the  Night, que siendo un gran juego, no es la piedra angular en la que se sostiene el la saga. A lo que vamos, cuando Mercurysteam lanzó en 2010 el más que notable Castlevania Lords of Shadow mucha gente no entendió el cambio de estilo, pero ha sido con la salida del juego que nos ocupa, Mirror of Fate, cuando más gente se le ha echado encima. Lo peor de todo es que la mayoría de las críticas se justifican en que no es más de lo mismo, no es otro clon de SOTN, es algo que se acerca más a los clásicos añadiendo elementos modernos. Mirror of Fate es, posiblemente, uno de los pocos juegos que merezcan la pena jugar en 3DS, y es, además, el mejor Castlevania bidimensional desde Aria of Sorrow.

El apartado técnico de Mirror of Fate es notable. Utilizando fondos y personajes poligonales que se desplazan lateralmente al estilo de los juegos de dos dimensiones, consigue una ambientación lúgubre y tétrica que sumerje al jugador en la atmósfera del castillo. Los efectos tridimensionales están muy logrados, pero la complejidad gráfica del juego hace que en algunos momentos agobie. De todos los juegos que he probado en la consola el único que hace un uso perfecto de las 3D es Super Mario 3D Land, debido a su simplismo intencionado y sus elementos geométricos básicos. Unos gráficos complejos con efectos en tres dimensiones cansan, y no aportan mucha a la jugabilidad. La banda sonora cumple como acompañamiento, pero carece de algún tema memorable.

 

Hablando de lo cual, la jugabilidad es muy buena. Si bien el desarrollo es bastante lineal, tendremos que volver cuando consigamos determinadas habilidades a por objetos para lograr el 100% del juego. Esta linealidad no es necesariamente mala, puesto que en muchos de los clones de Super Metroid que se han lanzado con el nombre de la saga la no linealidad llegaba a ser confusa y el jugador estaba desorientado. La duración sí es criticable, acabar el juego completamente puede dar para unas diez o doce horas de juego, el problema es que no se incita a rejugarlo. Lo único que se añade al terminarlo es un nuevo modo de dificultad, se echa de menos un modo Survival con los jefes, o pequeños retos como los que la propia Mercurysteam incluía en Lords of Shadow que hacía más interesante volver a jugar los niveles una vez completada la historia principal. Otro aspecto criticable es el prólogo, es demasiado corto y demasiado sencillo, aunque sirva como tutorial se podía haber exprimido un poco más.

cmof_simon

El guión es aceptable. No llega al grado de originalidad y sorpresa de Lords of Shadow, pero es comprensible dado que ésta entrega sirve de puente con Lords of Shadow 2. Quedan muchas cosas por explicar, más de una subtrama abierta, lo que hace del argumento de Mirror of Fate algo cercano a aquellos números especiales que suele publicar Marvel antes de una saga importante de cómics, es una parte importante de la historia pero que claramente está al servicio de lo que está por venir. El hecho de dividir el juego en tres actos, con tres personajes jugables, ayuda a profundizar en la historia que quiere contar. Uno de los grandes aciertos de la empresa española es saber reinventar a personajes clásicos de la saga, como Simon, Trevor o Alucard.

 

De todas formas el juego, pese a ser muy bueno, dista de ser perfecto, y hay un aspecto especialmente criticable; los tiempos de carga. Mirror of Fate tiene los tiempos de carga más largos entre secciones que he sufrido en una portátil de Nintendo. Entre pasar una puerta y otra pueden pasar varios segundos, algo que te llega a sacar del juego en algunos momentos. Esta demora en los tiempos de carga se ve lastrada, además, por una diferencia de tamaño entre secciones descomunal. Así, por ejemplo, para ir de un área grande a otra habrá que atravesar a veces estancias más pequeñas que, por supuesto, tardarán lo suyo en cargar.

 

En definitiva, Mirror of Fate viene a confirmar en portátiles lo que ya hizo Lords of Shadow en sobremesa, un nuevo aire para una franquicia que Igarashi tenía más que exprimida y explotada y que vivía de las rentas desde hace casi una década. Es cierto que hay aspectos mejorables, pero la intensidad que destila el juego las suple. Y además cumple con su función principal, generar hype de cara a Lords of Shadow 2, puesto que lo primero que piensas en cuanto terminas el juego es  “quiero más”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *