Iron Man 3, perdiendo el rumbo

iron3Las terceras partes en el mundo de las películas de superhéroes no suelen ser buenas, salvo contadas excepciones, han sido siempre una basura. Baste como claros ejemplos de tal afirmación aberraciones del calibre de Superman III o X Men The Last Stand. La tercera entrega de las aventuras de Tony Stark no llega a ser tan terrible, pero queda muy lejos de lo que representó la primera y por supuesto está muy por debajo de Los Vengadores. No obstante es una película entretenida pero llena de agujeros de guión y con algunos de los giros más absurdos del género. El problema de Iron Man 3 es que es innecesaria después de que el personaje de Robert Downey Jr se llevase casi todo el protagonismo de Los Vengadores.

El guión de Iron Man 3 es flojo. La historia principal va de como Tony Stark las pasa canutas, de como Tony Stark se pone a hacer movimientos propios de Solid Snake, de como Tony Stark habla con un niño, de como Tony Stark hace muchos chistes, de como Tony Stark va de sobrado… y así hasta el infinito. ¿Iron Man? Mejor verlo en los créditos, aparece más tiempo en pantalla. A todo esto tenemos que sumarle la peor idea posible que se haya podido usar con El Mandarín, que roza lo patético. A todo esto hay que añadir que la batalla final, como en el resto de la entrega, es bastante mejorable.

El reparto es bueno, Robert Downey Jr obviamente, se luce, como no va a hacerlo si aparece en el 70% del metraje, no aporta nada nuevo, pero lo que hace funciona. Gwyneth Paltrow y Don Cheadle hacen bien su papel, como en las anteriores. Los secundarios es otro cantar. Me indigna el papel que le han dado a Rebecca Hall, desaprovechan a una gran actriz con tres escenas mal contadas y una profundización de personaje nula. Ben Kingsley está sobresaliente, muy por encima de su personaje. La sobreactuación de Guy Pearce va in crescendo según avanza la película.

El cambio de director, dejando de lado a Jon Favreau en favor de Shane Black no se nota demasiado. Quizá donde más se note es que en esta película hay algunas situaciones más cotidianas y algunos gags facilones, por lo demás no se ve ningún cambio radical de estilo.

En definitiva, Iron Man 3 no es una mala película, pero sí es decepcionante. La saga del Hombre de Hierro lleva una línea descendiente y da claros síntomas de agotamiento, por lo que sería deseable que después de Vengadores 2 la dejaran una temporada en reposo. Cuatro películas enseñando lo gracioso que es Tony Stark cansa. Además, cuando una película intenta copiar recursos de otra de su género, pero lo hace chuscamente, el resultado es un quiero y no puedo que se preocupa más por aparentar que por ser. Al igual que Marvel encontró el camino con la primera película de la saga, debería replantearse que como siga exprimiendo el filón al final le pasará como a Fox con X Men y se pasarán lustros en el dique seco.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *