50 Aniversario de Doctor Who: The Day of the Doctor

poster´day-of-the-doctor-high-doctor-whoNo he vivido muchos aniversarios de series que me hayan interesado, de hecho, creo que no recuerdo ninguno. Plantear un aniversario, sobre todo un quincuagésimo, es más complicado que escribir el final de una serie. Por un lado tienes que vincularlo a todo lo anterior, pero por el otro tienes que intentar darle un nuevo rumbo a la serie para que, algo tan longevo, no caiga en la monotonía y la reiteración.  Russel T. Davies inventó la última gran Time War para traer de vuelta a la serie, y las consecuencias de este evento han sido durante ocho años el trasfondo principal de la serie. Con The Day of the Doctor Steven Moffat consigue respetar esos ocho de trabajo, rendir tributo a la serie clásica y plantear un futuro más que interesante, lograr todo esto no es fácil. Así que entremos en profundidad, pero atención, porque como diría River Song… Spoilers!

The Day of the Doctor va sobre El Doctor. Aquí no se trata de ver como deshace los planes de Davros, como se deshace de los Cybermen o como escapa de un ataque de cualquier enemigo random. Sí, hay Daleks, y hay Zygons, pero son elementos secundarios, subtramas, colores en un cuadro mucho mayor. Se trata de ver como afronta El Doctor la decisión más importante que ha tomado hasta ahora, la que le ha moldeado como la persona que conocemos los seguidores de la serie moderna. Hemos visto como era antes de la Time War, como toma parte en ella, y nos faltaba ver como sale de ella. Es asombroso lo que ha conseguido Moffat aquí, salir de una forma épica, a la vez que respeta todo el trabajo hecho por el mismo y anteriormente por  Davies. Es raro ver tanto amor y respeto por el trabajo de otros por parte de un guionista, porque aunque es cierto que a veces Moffat barre demasiado para casa, lo que ha hecho en esta ocasión no podía ser más respetuoso con el legado. Quizá alguien hubiera preferido algo más convencional, pero entonces no se habría dado el paso adelante que se ha dado.

“El Momento ha llegado”, decía Billie Piper en uno de los trailers. Hemos estado oyendo sobre ello desde que el ingrato de Christopher Eccleston asomó por primera vez en 2005, y se lo oímos a aquel lanzador de lapos que era Timothy Dalton en 2010 en The End of Time. Era algo delicado de tratar, y delicado de hilar. Solo sabíamos lo que El Doctor recordaba, y luego lo que hacía ese elemento, pero no lo habíamos visto, eso es lo que hace The Day of the Doctor. El Momento no es solo un “gran botón rojo”, es un arma con consciencia, así que, visto lo que hace aquí, difícilmente en algún momento fue simplemente algo que El Doctor que luchó en la guerra activó y lo destruyó todo.  El Momento es el que enseña a John Hurt lo que llegará a ser, como afectará su decisión al universo, que consecuencias tendrá…  y le enseña como resolver la situación, y esa resolución es brillante.

Captura de pantalla 2013-11-24 a la(s) 22.07.29

Uno de los grandes atractivos de The Day of The Doctor era ver como interactuaban en pantalla David Tennant y Matt Smith, y la verdad es que desprenden una química increíble, pero la que tienen con John Hurt no se queda atrás. Entre ellos tres llevan todo el episodio sin que se resienta en ningún momento, y ajustan muy bien el equilibrio entre los momentos serios y los divertidos, entre la tensión y el alivio. La personalidad de los tres está bien equilibrada también, es complicado ver en pantalla a tres actores interpretando al mismo personaje en diferentes encarnaciones, pero consiguen que funcione. A nivel interpretativo, la verdad, es que todo lo relacionado con el aniversario a sido sobresaliente.

Jenna Coleman posee una videogenia difícilmente mejorable, tiene uno de esos rostros que llena la pantalla, y aparte hace bien su papel, pese al poco tiempo que lleva en él. Billie Piper realiza también una buena interpretación, puesto que alejarse de Rose Tyler, pues es El Momento, le permite cambiar un poco el registro que ha mostrado siempre en la serie. Falta un actor del que hablar, alguien que ha sido la imagen más reconocible de la etapa clásica de la serie, Tom Baker, quien con un breve papel, volvió para demostrar que, pese a la edad, uno nunca olvida aquello que mejor supo hacer.

Captura de pantalla 2013-11-24 a la(s) 22.02.18

La aparición de Baker no es la única concesión a la historia de la serie. Todos los actores que han interpretado al Doctor durante estos 50 años, aparecen de una forma u otra. Algunos en forma de imagen de archivo modificado porque bien han muerto, o bien han envejecido demasiado para retomar el personaje, o bien son unos ególatras renegados incapaces de ver más allá de sus orejas como es el caso de Christopher Eccleston. La forma en la que llevan la escena en la que aparecen todos es magistral, pero la soberbia de Eccleston no se entiende, ni para esa escena ni para la de la regeneración de Hurt, aunque la apañan decentemente. Entre estos guiños a la nostalgia, el hecho de saber que Gallifrey no está destruido, sino congelado, la resolución de una pequeña intriga que se había quedado en el aire como la relación de Tennant con Isabel I, la aparición de Unit y muchos otros detalles, hacen de este especial un capítulo digno de un aniversario sin necesidad de caer en moñeces o clichés fáciles.

Para terminar, si hay una palabra que defina toda la espera que ha precedido a The Day of The Doctor esa es hype. La expectación generada tanto por The Name of the Doctor, como por el magnífico minisodio The Night of the Doctor, ponía el listón muy alto para un episodio de una naturaleza tan especial. Quizá, ese mismo hype, es el que ha llevado al resurgir de una figura que creía extinta con Lost, la del típico llorón que clama “si no encaja con mi teoría me enfado y no respiro”. Figura esta, aderezada además por otro ingrediente, aquellos que gritan “se carga la continuidad”, cosa que no hace ni por asomo el episodio, si uno lo ve sabiendo inglés y estando atento a la narrativa, por no hablar de que estamos ante una serie en la que continuamente se reescriben eventos por su naturaleza.

En definitiva, puede que The Day of the Doctor sea distinto a lo que cada uno imaginaba antes de verlo, puede que algo que quisieras ver no haya aparecido, pero de lo que no cabe duda es de que es el capítulo que El Doctor merece. Y lo mejor de todo es, que no se acaba, continúa. Volverán las temporadas normales, volverán los episodios regulares, los malos, y los excepcionales, pero el trabajo de costura narrativa que ha hecho Moffat para encajar el pasado, y echar una mirada al futuro de la serie, es francamente, memorable.

Captura de pantalla 2013-11-24 a la(s) 22.04.07

5 pensamientos sobre “50 Aniversario de Doctor Who: The Day of the Doctor”

  1. De acuerdo en casi todo pero en esto no concuerdo: “Es asombroso lo que ha conseguido Moffat aquí, salir de una forma épica, a la vez que respeta todo el trabajo hecho por el mismo y anteriormente por Davies”.
    Bien, ahora no recuerdan la guerra por la explicación que dan en the day of the doctor. Pero han moldeado tanto el futuro como el pasado del show y ese pasado, aunque sigue inamovible, no se siente tan verdadero. Pero es cierto que esta opinión es un sentimiento más que una lógica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *