Torchwood, la serie tripolar

torchwood14december2007_m

Durante años he escuchado hablar de Torchwood.  Lo primero que oí fue que la palabra era un acrónimo de Doctor Who, utilizado durante la grabación de la primera temporada para evitar filtraciones. A partir de ahí, y de su introducción en el whoniverse todo ha sido un no parar. No obstante por mucho que escuchara hablar de ella no me terminaba de animar a verla. Ahora, una vez vista, entiendo por qué. Torchwood es la serie más irregular que he visto en mucho tiempo, no ya por la calidad de los episodios o las tramas en sí, sino porque en cuatro temporadas ha sido tres series totalmente diferentes. Vamos, que podían llamar a la serie Captain Jack Harkness and Gwen Cooper vs The Universe perfectamente.

La serie surge como un spin-off de Doctor Who que cuenta como en Cardiff existe una grieta espacio temporal de la que se tiene que hacer cargo lo que queda de Torchwood. La división galesa, la única que queda después del final de la segunda temporada de Doctor Who, está dirigida por el Capitán Jack Harkness (John Barrowman), personaje introducido en la serie personal, y luego cuenta con otros miembros: Gwen Cooper (Eve Myles), Ianto Jones (Gareth David-Lloyd), Owen Harper (Burn Gorman) y Toshiko Sato (Naoko Mori). Total, que cada uno hace una cosa diferente, con una personalidad demasiado marcada y muy pocas capas, y durante dos temporadas digamos que la serie trata sobre un caso distinto cada episodio mientras no paran de fornicar y decir tacos, porque había que dejar claro que era algo más “adulto” que su serie matriz. Durante esos dos años se dejaron ver algunos buenos episodios, un poco de evolución en los personajes y poco más, el experimento quedó como una especie de Buffy británico con palabrotas, referencias continuas al sexo y leves toques de Doctor Who.

En 2009, coincidiendo con la última etapa de David Tennnat como el Doctor, Russel T. Davies decidió cambiar la fórmula de Torchwood. Adiós a las temporadas largas llenas de relleno, hola a cinco episodios con una sola trama bien elaborada. Children of Earth, subtítulo con el que se conoce a esta etapa, es el arco más brillante de la serie de Jack y Gwen. Los personajes toman decisiones duras de verdad, los ves sufrir, el caso al que se enfrentan es duro, y todo funciona. Vista hoy día sirve además para ver algo de Peter Capaldi, quien sin lugar a dudas tiene el personaje más destacado de la temporada en cuestión. En cierta medida Children of Earth tiene una estructura más británica que el resto, televisivamente hablando, y se agradece. Y por cierto, gran acierto prescindir en gran medida de los horrendos CGI que usaban las dos primeras.

La última aventura de Jack y Gwen se emitió en 2011. Russel T. Davies había dejado ya Doctor Who, Moffat avanzaba en sus historias con Matt Smith, y la BBC se alía con la cadena americana Starz para coproducir lo nuevo de Torchwood, llamado Miracle Day. Russel T. Davies vuelve a pegar otro volantazo. La serie vuelve a ser larga, pasa de cinco a diez episodios, pero esta vez todos ellos con la misma trama. Es complicado mantener la atención sobre algo concreto durante diez episodios, y una vez la terminas da la impresión de que si durase la mitad sería el doble de buena. A todo eso hay que añadir que la americanización no le sienta del todo bien al producto, aunque eso sí, el final es interesante.

Habrá que ver que hace la BBC con la serie después de más de dos años de parón, si la retoma alguna vez o la deja en un rincón, aunque el final abierto de Miracle Day ofrece posibilidades. Una serie tan mutante como ésta puede volver de muchas maneras, pero visto los tres experimentos que han hecho creo que es hora de que se decanten por una, y la fórmula de Childen of Earth es de lejos la más acertada. Mientras tanto, siempre queda la esperanza de que aunque la serie no vuelva, a Moffat le de por rescatar para Doctor Who a uno de sus personajes, que ya va siendo hora.

4 pensamientos sobre “Torchwood, la serie tripolar”

  1. Me has animado a verla definitivamente. Lo que no me gustaría es revivirla de la mano de Moffat. De hecho, con el poco protagonismo de Torchwood ahora mismo, no le veo mucho sentido.

    1. Me refería a que usara en la serie a Jack, que lo inventó él, o a Gwen, que total, son parte del universo. Lo último que leí es que es posible que RTD la retome con Starz, vamos, Barrowman y Myles quieren volver por lo visto, pero ya sabes, rumorología.

      1. Con lo que se ha distanciado del canon de RTD, dudaría que los trajera. Que RTD haga lo suyo en Starz… Pues no sé, pero Barrowman seguro que se apunta! xD

  2. Coincido en parte. La tercera temporada es una obra maestra del gran Russel T. Davies, la 1ª es floja en varios aspectos y muy muy grande en otros (Me refiero, en concreto, al capítulo de título: Capitán Jack Harkness).

    A mi la cuarta temporada me pareció muy buena, y creo que lo mejor es que no tratan de continuar la serie forzadamente (cosa que se suele hacer muy a menudo). Se ve mucho más el sufrimiento de Jack y la evolución de Torchwood en varios aspectos que no se tocaban en las anteriores temporadas.

    Una serie para ver, pero para ver después de haber visto Dr. Who…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *