Doctor Who, octava temporada

doctor8

¿A que viene publicar una crítica de la octava temporada de Doctor Who casi un año después de que la emitan? Pues a que se acerca el estreno de la novena, y ante el hype reinante es momento de volver a poner los pies en la tierra. La primera temporada protagonizada por Peter Capaldi resultó ser un fiasco enorme y una de las peores entregas desde que volviese la serie en 2005. Y la culpa no es de Capaldi, en su primer episodio ya quedó claro que era un Doctor con mucho potencial, la culpa es de Steven Moffat. La serie pide a gritos un cambio de showrunner, pero es muy cómodo estar en la poltrona.

No voy a entrar a analizar temporada episodio por episodio, así que vayamos a los puntos claves generales. Como todos sabemos al bueno de Steven le gusta plantear arcos grandilocuentes que suele cerrar como malamente puede, mientras salpica los episodios con planos evidentes de hacia donde va a ir todo. En esta ocasión todo giraba en torno al misterio Missy, un ‘nuevo’ personaje femenino interpretado por Michelle Gomez, y como todos los personajes muertos llegaban a un lugar que podía considerarse como ‘el más allá’. Pero claro, todo esto al final resulta ser la típica moffatada de siempre.

Los episodios, en general, no pasan del aprobado, no hay ninguno memorable. Quizá se pueda salvar un poco Listen, porque por mucho que Moffat como showrunner empiece a oler a vino como guionista de episodios desligados de la trama sigue siendo notable. Luego encontramos propuestas que parecían llamativas pero caen en lo anodino, como Robot of Sherwood de Mark Gatiss, o Mummy on the Orient Express, donde solo puede salvarse el look de Jena Coleman. Por supuesto la finale queda totalmente deslucida, con un aire de Déjà Vu que tira para atrás, una sensación de “esto ya lo he vivido antes pero era mejor” que deja al espectador sin ganas de volver a la serie. Mención especial merece Last Christmas, ese intento de Pesadilla en Elm Street desganado, ñoño y predecible que deslució totalmente la participación de Nick Frost en la serie. A todo esto hay que sumarle que la trama principal no es tan potente como su autor piensa, y que suele recaer en sus ya consabidos vicios de siempre, y consciente de ello parece hacer algo distinto que en realidad, ni lo es ni tiene sentido.

jennaorient

Sobre los personajes poco que decir, Capaldi se ha hecho con el personaje totalmente, lo ha hecho suyo y es, de lejos, lo mejor de toda la temporada. Jena Coleman ya cansa como Clara Oswald. Sí, es muy mona, pero su personaje está mal llevado, ha pasado de ser un plot device a un personaje con cara y ojos, y Moffat no está gestionando bien el cambio. De hecho, se le da tanto protagonismo en determinadas ocasiones que el Doctor parece un secundario. No tengo nada en contra de que el Doctor esté en un segundo plano, de hecho Turn Left me parece uno de los mejores episodios de la serie y lleva todo el peso Catherine Tate, pero Donna Noble era un personajazo y Clara Oswald un proyecto de personajillo. Terminamos con Missy, el personaje de Michelle Gomez, esa especie de institutriz victoriana (que raro, eh Moffat) con brotes psicóticos y cuya identidad es uno de los misterios que revelan al final.

En conclusión, posiblemente la octava temporada de Doctor Who sea la más floja de la etapa moderna, junto con la quinta. La química entre Capaldi y Coleman no funciona, el peso de los personajes no está equilibrado y la trama principal no sorprende, exceptuando cierto giro polémico. Parece que todo aquello que se planteó en el 50 Aniversario ha pasado a un segundo plano que, a lo mejor, se desarrolla en la novena, pero ese aire de temporada de transición no es agradable. Es una lástima que para una vez que el actor se hace con el personaje del Doctor desde el primer minuto el escritor no esté a la altura. Si la próxima temporada sigue este camino, la sangría de espectadores no se hará esperar.

SPOILERS

PD: No se me ha olvidado el personaje de Pink, es que no merece ni que se le nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *