[VHS_Views] Ninotchka

ninotchkaQuizá la película de la que vamos a hablar hoy no encaje del todo en la sección en la que se encuadra. Es verdad que el cine de los años 30 tuvo un gran alcance en los años de las cintas de video, pero quizá la forma más habitual de acercarse a ellas era a través de aquellos ciclos de cine clásico (y ahí podríamos entrar en otra discusión) que las televisiones públicas se dignaban a hacer. Hoy día es mucho más sencillo acceder a ellas, siempre y cuando uno tenga interés, por eso poco a poco uno se pone al día con tantas y tantas obras pendientes. Una de ellas es el caso de Ninotchka, una de esas comedias de finales de los años 30 cuyo humor no se había visto todavía afectado por la guerra que estaba por venir.

Ninotchka está dirigida por Ernst Lubistch, alemán de nacimiento que fue capaz de pasar de dirigir cine mudo a sonoro con bastante soltura. El guión corre a cargo de Charles Bracket (El Crepúsculo de los Dioses), Walter Reisch (Gaslight) y Billy Wilder, quizá el más recordado de los tres. Pero si por algo se recuerda la cinta es por su protragonista; Greta Garbo en el penúltimo papel de su carrera. Actriz sueca centrada principalmente en papeles dramáticos, aquí se presenta ante el público con un perfil nunca visto antes. Cabe destacar también las interpretaciones de Melvyn Douglas o cameos como el de Bela Lugosi.

El planteamiento de la película es bastante simple. Tres representantes del gobierno soviético de disoluta moral tienen que vender unas joyas que pertenecieron a una zarista, la intervención del abogado de ésta y la necesidad de Moscú de enviar a una cuarta agente dan pie a la comedia. Sin entrar a destripar la trama, hay varios puntos que cabría destacar. El primero de ellos, a mi parecer, es el hecho de que la URSS no es todavía el enemigo, el McArthismo estaba todavía lejos. La película abraza la comedia de situación, donde el origen de los personajes es clave en su desarrollo, tanto en la pillería de los tres enviados como en la evolución de la propia Ninotschka. De hecho, el personaje de Garbo es el principal atractivo de la obra, ver como pasa de ser casi un robot a una persona de forma hilarante. Aunque quizá lo que más me ha llamado la atención es ver como con un humor amable y blanco se pueden dejar pinceladas críticas cada dos por tres.

En conclusión, Ninotchka es una comedia muy recomendable por la que no ha pasado el tiempo, cuando algo que tiene casi 70 años hace que te rías a carcajadas se puede hablar de atemporalidad. Sin lugar a dudas es una gran puerta de entrada para aquellos que no nos hemos adentrado en el mundo de la comedia en blanco y negro. En definitiva, es una de esas películas que te hacen acercarte a una época del género más complicado que existe en el cine, la comedia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *