The Martian, Ridley Scott se pone de buen rollo

martian_ver6

Es cierto que la última vez que Ridley Scott fue tratado en esta página se llevó una somanta de palos, pero no era para menos. La carrera del director de Alien y Blade Runner no ha sido especialmente brillante en los últimos años, donde se pueden encontrar mediocridades como El Consejero  o la misma Prometheus. Por eso mismo el hecho de que Ridley Scott se pusiese al mando de otra película espacial no era muy alentador. Pero por suerte para el espectador The Martian es una película que no solo no tiene nada que envidiar en lo visual a Gravity o Interestellar,sino que el guión que Drew Goddard sobre la novela de Andy Weir hacen de la cinta protagonizada por Matt Damon una de las historias más recomendables centradas en el espacio en lo que va de siglo.

El cartel está encabezado por Matt Damon, quien empieza a levantar cabeza después de unos años lleno de proyectos decepcionantes, y el amigo de Ben Affleck consigue conectar con el espectador después de mucho tiempo. Cierto es que su personaje es el que cuenta con más metraje y con la trama más agradecida. El resto del reparto es un baile de nombres de primera línea entre los que destaca el papel de Jeff Daniels y el de Sean Bean, objeto del mejor chiste de la película. Es una pena que Kristen Wiig parezca que está desaprovechada, o que entre toda la tripulación haya nombres como Michael Peña, Kate Mara o Jessica Chastain pero sus papeles sean tan breves. De todas formas la presencia de secundarios está bastante equilibrada, pero claro a la vez que te quedas con ganas de ver más de alguno si tocas algo a lo mejor se cae el edificio.

Pero el gran fuerte de la película no es la dirección más que correcta de Scott, ni el acertado reparto, ni la banda sonora de Harry Gregson-Williams, sino la historia en sí y como está tratada. No he leído el libro de Andy Weir, pero parece que ya estaba todo allí. Si hay que definir con pocas palabras esta película sería como comedia de supervivencia espacial. Y sí, digo comedia porque a pesar de sus momentos dramáticos no cae en el manido pozo de tristeza sin fondo ni cae en el viejo error de que todo siempre salga mal. Por supuesto que hay cosas que salen mal, pero no cae en la espiral absurda de Gravity. La mezcla de los monólogos a cámara de Damon, con la banda sonora setentera y la habilidad a la hora de desdramatizar consiguen un tono dificil de imitar.
En definitiva, The Martian es un soplo de aire fresco en la renacida moda del cine espacial. Sus virtudes están claras y su punto diferenciador también. Es sorprendente como una película que no había hecho mucho ruido ha servido para lavar la imagen de Ridley Scott y conseguir que Matt Damon vuelva a tener carisma otra vez. Habrá que ver si los futuros proyectos de Scott siguen esta línea o vuelven a la decadencia anterior, pero si no, siempre podremos volver a ver esta película y pensar que todavía queda algo de arte dentro de él.

Un pensamiento sobre “The Martian, Ridley Scott se pone de buen rollo”

  1. “No he leído el libro de Andy Weir, pero parece que ya estaba todo allí”

    En serio, no te has leído el libro. Que raaaaaaaro. No me lo puedo ni de creer.
    Y lo demás a mierdacine.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *